13/3/2012

Colgante marino

Ya os he contado alguna vez lo mucho que me gusta recolectar tesoros playeros: conchas, erizos, cristales y piedras erosionados...

Algunos los guardo en cajas, otros están esparcidos por toda la casa en botes de cristal, jarrones, estanterías...son tan bonitos.

En uno de mis paseos en una playa, encontré una piedrita negra y alargada como un cilindro, perfectamente pulida por la erosión del mar y del tiempo. "Algo hay que hacer con ella", pensé, y una tarde entre alambre y alicates, la convertí en colgante.

Por ahora no tiene cadena, en la foto luce en un cordoncito de nada -el de San Blas de este año- pero eso no le resta encanto, ¿verdad?


Otro día os enseño más tesoros de mar; soy inmensamente rica ;-)

19 comentarios:

  1. Tengo una amiga que pasa horas y horas a la orilla del mar recolectando conchas, piedras, igual que tu! Ella estaría feliz con este mágico collar.
    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Xa mo dice meu pai: O que se hereda non se compra.
    Y el estilo, la clase, o se tiene o no se tiene.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me encanta recolectar...el mar no está tan cerca...pena...

    ResponderEliminar
  4. Precioso colgante amiga. Pensaba que era yo la única loca que coge hasta los cristales pulidos de la playa, ja ja.
    Siempre pueden servir para decorar y muchas cosas más. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. me encanta!! lo mejos es que es único en el mundo

    ResponderEliminar
  6. muy elegante, es lo que tiene el mar, que todo lo embellece =^_^=

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno que para ti estas sencillas cosas sean tesoros. Ahí radica la felicidad! Y el contagiar al resto con ese optimismo!! Desde luego son verdaderas joyas y naturales :)
    Deben quedar preciosas adornando cuellos...

    ResponderEliminar
  8. Pues si que eres rica, si

    ResponderEliminar
  9. Vi en internet una playa en EEUU que antes fué un vertedero. Ahora quedó plagada de hermosos cristales multicolores pulidos por el mar. Actualmente es una atracción turística y no te dejan llevarte ni uno solo...

    ResponderEliminar
  10. muy bonito! si es que en la naturaleza te encuentras tesoros en cada rincón solo hay que saber verlos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito y deliciosa tu forma de presentarlo. Creo que el rosa del San Blas lo llena de encanto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta!! Yo también tengo bastante tesoritos de mar. Tengo una bolsa entera de minúsculos erizos blancos de la playa de La Haya esperando a que los convierta en pulsera...a ver si me pongo un día, que me has dado ganas :)

    Un beso

    P.

    ResponderEliminar

Parole, parole, parole...

ShareThis