10/3/2012

10 cosas para hacer con niños en Bilbao, segunda parte.


6. Visita obligadísima a la zona del Guggenheim, rebautizado como el Buckingham por mi sobrino Mauro ;-) El edificio es precioso, sí, sí...todos lo sabemos, pero a ellos lo que les interesaba era ver a la enorme araña que ni pica ni se mueve, y a Puppy, el perrete gigante hecho de flores ;-)

7. Paseo por el parque de Doña Casilda, nuestro Central Park particular. Con su fuente danzarina al ritmo de la música y luces, su preciosa pérgola, sus estatuas de primera mitad del siglo veinte, su césped verde, sus centenarios árboles frondosos...y su lago artificial con surtidor y ¡familias enteras de patos y gansos! Imprescindible llevar un poco de pan para entretenerse dándoles de comer ;-) Mucho más bonito aún nuestro parque cuando tenía aquél maravilloso tiovivo...ains


8. Ir al centro cultural de la Alhóndiga. Su zona exterior es muy bonita, con esculturas y mesas para jugar al ajedrez al aire libre; pero, por dentro el edificio es impresionante, con su piscina climatizada que se puede ver desde la planta baja, sus bancos iluminados, sus columnas escultóricas, su sol gigante...y sobre todo su ludoteca para niños, su cine y sus restaurantes y cafeterías. ¿No os parece un sitio ideal para hacer una parada técnica durante un paseo por Bilbao?

9. Imprescindible ver el Puente Colgante. Ejem, aquí nos salimos un poquito de Bilbao...nos vamos hasta Portugalete, pero bueno, está dentro del Gran Bilbao, ¿no? A tiro de metro o de tren de cercanías ;-) Imaginad, si a un niño le gusta subir en un funicular, ¿no le va a hacer una ilusión tremenda cruzar la ría en la barquilla y volver a cruzarla por la pasarela superior del puente? 

10. Por último, uno no se puede despedir de Bilbao sin dar un paseo por la ría al anochecer, para ver lo bonita que está toda iluminada. Y de paso, se hace el recuento de puentes, que por la noche se engalanan y lucen preciosos. A los niños les encantarán los juegos de luces, y si nos acercamos hasta el Guggenheim y esperamos a que salgan las llamaradas de fuego de su lago, o a que nos invada su niebla artificial...una vez más la magia estará garantizada. Y es que Bilbao, ¡es mucho Bilbao!

11 comentarios:

  1. qué bonito es ser niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, los niños se lo pasan genial con poca cosa y todo les hace ilusión!

      Eliminar
  2. Te repito lo que ya te dije en la anterior entrada: tus recomendaciones hacen también la gozada de mayores.

    ResponderEliminar
  3. de lo más divertido no has puesto fotos!!!! pasar la ría en barca es lo más!!! y el vértigo del puente colgante, que ves el agua entre madera y madera... ains!!!! yo paso de puntillas, por si me escurro, jajajaja!!!

    ResponderEliminar
  4. Les has tenido de lo más entretidos. Seguro que lo han pasado estupendamente con su tía

    ResponderEliminar
  5. Creo que las mismas recomendaciones valen para los mayores!

    ResponderEliminar
  6. gracias Cleta! un placer tenerte de visita y sobre todo pasearme por todas las fantásticas imágenes que nos enseñas, ahora que estoy lejos...es un gusto!
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Un día un guía turístivo nos dijo que había que enseñar a descubrir las cosas bonitas e interesantes de tu ciudad a través de tus ojos, o sea según tú lo sientas y emociones así lo vas a trasmitir a tus visitantes, invitados...tú lo has conseguido...nos enganchas en cada relato en la magia de Bilbao...

    ResponderEliminar

Parole, parole, parole...

ShareThis