26/5/2013

Estirpe felina


Hace ya un año que tenemos a Zuri en casa; aunque yo os la presenté un mes más tarde...
Ella ha crecido un montón, y yo me he convertido en una de esas señora que publican fotos de su gato en el blog ;-)
¡Quién la ha visto y quién la ve! 


14/5/2013

El trapillo no es para mí



¿Os acordáis de cuando me compré cuatro madejas de trapillo con la ilusión de hacerme una alfombra? Primero la hice en versión tapete, pero no me gustó como quedaba, así que la deshice; luego la hice ovalada, pero, tampoco me gustó, así que volví a deshacerla y volví a hacer un modelo circular... oye, increíblemente tampoco me gustó el resultado y terminé por deshacerla una vez más. Dice una amiga mía que le saco mucho partido a cualquier cosa, porque con tanto hacer y deshacer la diversión está garantizada para bastante tiempo; después de contaros mi experiencia con el trapillo, no puedo sino darle la razón ;-)

Resumiendo y concretando, la alfombra no me terminaba de gustarme en ninguna de sus versiones porque el trapillo no acaba de convencerme. Lo intenté; ya puedo decir que el trapillo no es para mí...



Pero oye, ya que tenía las madejas en casa, en algo tendría que aprovecharlas, ¿no? Pues nada, que si una cesta, un vacía bolsillos y un salvamanteles al canto...

La foto ilustra eso, y de paso algún proyecto inacabado de los míos, que yo empiezo con mucha ilusión y prontitud pero no acabo todo con la misma presteza...¿es grave?, doctor. Otra vez a darle la razón a mi amiga ;-)


Al final estoy contenta con mis labores de trapillo; la cesta me gusta tanto, que seguro que hago otra con las madejas que me quedan. Pero eso será todo, no más trapillo en mi vida ;-)

Por si queréis hacer la cesta, os pongo el enlace del patrón en el que me inspiré; yo algún cambio hice sobre la marcha. Vamos que me va la marcha). No sé si darle otra vez la razón a mi amiga ;-)

21/4/2013

Flora y fauna

No puedo evitar volver siempre a casa con los bolsillos cargados (de tesoros) cada vez que hago una excursión al campo/monte, parezco Gerald Durrell...

Luego lo siembro todo por casa porque me encanta decorar con "naturaleza": flores, piedras, ramas...y además me gusta investigar qué son esas flores, cómo se llaman...igualita a Gerald ya os lo digo.

Cada loco con su tema, ¿no?

 
 
 
 
 
 
 
 
 

1/4/2013

Tutorial cuello ganchillo súper fácil



A pesar de que la primavera ya se va haciendo notar, no es tarde aún para tejer un cuello de ganchillo abrigadito, que podréis lucir en los últimos coletazos del invierno (ya sabéis, hasta el 40 de mayo...) y guardar luego primorosamente para que os anime cuando llegue el otoño.
Tras buscar y probar unos cuantos patrones de cuello a ganchillo y que no me gustase ninguno, me acordé por casualidad de esas bufandas que les había hecho a mis sobrinos. ¿Y si utilizando el mismo punto  conseguía el modelo de cuello que yo quería? ¡Tate! Así era: un bonito cuello reversible; por un lado un "falso punto inglés" y por el otro un punto de ganchillo muy chulo. 
El quid de la questión es trabajar solo la parte externa de cada punto de ganchillo de la vuelta anterior. Esto es, la parte superior de los puntos de ganchillo es como una uve chiquitita, ¿verdad? Bien, pues nosotros meteremos el ganchillo solo en el palito de la uve de la parte externa de nuestra labor, ¿lo entendéis? Si os quedan dudas, aquí lo explican muy bien en imágenes...
Allá vamos.
Necesitamos:
- Un ovillo de lana gruesa y gustosa (la vas a llevar en el cuello, mejor que no pique, ¿no?) 100 gr son suficientes, pero si quieres tu cuello más ancho tendrás que usar más lana...
- Un ganchillo grande (yo usé un nº 12)
- Una aguja de coser de lana.
Montamos 90 puntos de cadeneta floja (o usamos un ganchillo del siguiente nº al que vayamos a utilizar para hacer el cuello), para que la primera vuelta no nos quede luego tirante. Una vez que tengamos los 90 puntos de cadeneta uniremos con los dedos los dos extremos de la cadeneta e introduciremos nuestra cabeza por ella y le daremos otra vuelta alrededor de nuestro cuello (el cuello que vamos a hacer es de dos vueltas). De esta manera comprobaremos si 90 puntos son suficientes para nosotros, o si por el contrario tenemos que aumentar o disminuir el número de cadenetas. Es decir si con 90 puntos el cuello nos sirve, nos queda pequeño, grande, o si lo queremos más holgado. Se trata de hacer el cuello a medida según nuestro gusto y talla. ¿Está claro?

Bien, cuando hayamos encontrado el tamaño ideal para nosotros tendremos que unir los dos extremos de la cadeneta con un punto raso para formar un aro, que será la base de nuestro cuello. Al unir los dos extremos verificad que toda la cadeneta está en el mismo sentido, si no os dáis cuenta y la unís girada...mal asunto ;-)

- 1ª vuelta: 2 cadenetas y un medio punto alto en cada cadeneta (trabajando solo en la parte externa de las cadenetas), al llegar al final de la vuelta uniremos con un punto raso. A partir de la 2º vuelta ya no será necesario unir, trabajaréis siempre en redondo...
- 2ª vuelta (y todas las restantes): 2 cadenetas y un punto medio alto en todos los puntos de la vuelta (trabajando solo en la parte externa de los puntos de la vuelta anterior. A partir de esta vuelta se trabaja en redondo, no unimos ni subimos con cadenetas...
Una vez conseguido el ancho que queremos, cerramos con un punto raso y rematamos el cabo de lana con la aguja de coser.
Yo ya he hecho tres cuellos así, el mío no me lo quito, y los dueños de los otros cuellos están también encantados. Bonito, cómodo, calentito y práctico; el no va más ;-)


10/2/2013

Proyecto manta granny square

Ya sabéis como funciona esto: culo veo, culo quiero. Si tu hermana hace una colcha de cuadraditos preciosísima y te la regala, inmediatamente a ti te entrarán unas ganas locas de hacer también una y de devolver el regalo, de continuar con esa tradición de tejer cosas bellas para regalar, para que siempre que se arropen con esa manta se acuerden de ti con afecto. 

Y sí, es una tradición, porque mis abuelas ya hacían mantas de cuadraditos que luego nos regalaban. En casa de mis padres, hay dos mantas sobre el sofá del salón (una hecha por cada abuela) con las que nos tapamos para ver la tele o echar la siesta... llevan con nosotros toda la vida y les tenemos un cariño inmenso.
Mentiría si dijera que me va a resultar fácil regalar mi manta porque está quedando repreciosa y me está gustando mucho esto de ir haciendo cuadritos combinando colores hasta el infinito...

Hago los cuadrados de seis en seis. Cojo tres colores y los combino de todas las formas posibles...como los de la foto. En un cajón tengo guardados todos los montoncitos, de vez en cuando los saco y veo cómo crece la manta...¡oh, qué ilusión me hace!

Tejer cuadraditos es tan sencillo y divertido...

Otro cantar será unirlos, pero para eso, aún falta un poco. Ya os seguiré enseñando como progresa el asunto...

Por cierto, ya os dije que mi gata quiere salir siempre en todas las fotos. En cuánto me ve con la cámara se planta en el medio...no se lo tengáis en cuenta ;-)

1/2/2013

Colcha granny square


¿Os acordáis de que el año pasado os conté que mi hermana estaba haciendo una colcha de ganchillo? Bien pues ya la ha terminado. ¡Tachán! Es esta tan bonita sobre la que posa Zuri (mi gata, que si no está en el centro del meollo, le da algo, siempre en el medio, como los jueves...).
¿Y por qué tengo yo en mi casa la colcha que ha hecho mi hermana? Pues porque ha sido tan maja de regalármela (toma, toma y toma). Lo sé, soy una suertuda. Ni yo misma me lo creo, algo habrá que hacer para reequilibrar el karma lanero ;-)
Ni os imagináis lo feliz que soy con mi cálida colcha de colores vivos...lo bonita que queda puesta en mi cama...¡ay, estoy enamorada!

El trabajo es doble: ganchillar todos los cuadraditos, y luego coserlos sobre un edredón nórdico para darle más consistencia, solidez y durabilidad. Una colcha diez hecha a mano que vale un potosí. ¡Un tesoro! 

Que sí, que ya me he puesto manos a la obra para reequilibrar el karma, no seáis impacientes y en breve os lo enseño...

pd: Gracias Ángela, por un regalo tan preciado y lleno de amor.

23/1/2013

Intercambio de semillas


En mi casa nos gustan las plantas. Nos gustan todas, además: las meramente decorativas, las aromáticas, las hortalizas...Siempre hay macetitas con plantas en desarrollo, semillas germinando entre algodones empapados, esquejes recién recogidos que esperan en agua a ser trasplantados...

Mi hermano pequeño se ha mudado a un piso con balcón, y me ha pedido que le envíe semillas de las nuestras, ecológicas. De las que recogemos en la huerta del suegro, o en el monte, o en nuestro balcón. Y yo encantada. He hecho una pequeña selección y se las he enviado. Las semillas son de naturaleza viajera, ya se sabe. Cuando tenga él sus propias plantitas, seguro que también me manda alguna semilla con el mismo cariño.

Y a eso voy. A proponeros un intercambio de semillas. Me encantaría recibir semillas lejanas, de variedades de tomates distintas y deliciosas, o de flores exóticas, o de cactus hermosos, o hierbas para cocinar con aromas de ultramar…Tranquilos, las semillas no tan lejanas también serán bien recibidas, de cosecha propia mejor, ¡que viva lo ecológico!

Si estáis interesados en el intercambio, me escribís (anacleta.coqueta@gmail.com), y nos ponemos manos a la obra ;-) 


7/1/2013

Paso a paso sencillo de un regalo molón para una niña más molona


Dificultad: está chupado.
Tiempo: lo que tardes en rebuscar las cuentas en tus cajas 10 minutos
Materiales: caja de plástico transparente reciclada (o en su defecto bote de cristal o lo que tengáis a mano que sirva para tal efecto), cuentas de colores diversas (entre ellas cuentas de abecedario), madejas de hilo elástico y un lazo.

Coge una caja de plástico transparente reciclada (la mía es de unos tornillos de un estor que compré hace meses), rellénala con muchas cuentas de colores* (de cristal, de madera, de plástico, de resina...), si eres una craftera de pro, como yo, tendrás en casa todas las cuentas que quieras sin necesidad de comprarlas (si no, pues bazares asiáticos, o tienditas de abalorios a granel, o si te va la marcha -o quieres hacer el regalo a muchas niñas- tiendas al por mayor como Gemalia. Ojo, para que quede más bonito separa las cuentas por tipo/color de manera que formen distintas capas...

*Si tienes cuentas de letras, reserva aparte las que sean necesarias para formar el nombre de tu homenajeada.

¿Listo? Para terminar la caja metemos las madejas de hilo elástico. Abalorios + hilo elástico = pulseras, collares...Horas de diversión garantizada ;-)

Bien sólo nos queda coger el lazo (el mío también es reciclado, suelo cortar los lazos que traen algunos jerseys o chaquetas y los aprovecho para lo que se tercie), ensartar las cuentas de letras poniendo el nombre de la niña en cuestión (que haremos cuadrar en la parte superior), rodear la caja con el lazo a modo de cierre, y rematar con una vistosa lazada, también en la parte superior.

¡Terminado! Y así de bonito...


Lo mejor, la cara de la niña al recibir el regalo...saberse poseedora de todas esas cuentas tan bonitas así de golpe...es una emoción muy grande ;-)

Otro día un resumen de mis mini-vacaciones navideñas ¡y de mis regalos! Se ve que he sido muy buena...ya veréis, ya...

18/12/2012

Tutorial chaqueta con tachuelas

Dificultad: saber hacer la O con un canuto.
Materiales: tachuelas y alicates de punta fina planos

Una cosa os digo, así ya de entrada, llamar a esto tutorial es ser demasiado optimista, o iluso, según prefiráis, pero no me parecía que "Remozamiento de chaqueta con tachuelas" fuese un título demasiado atractivo para una entrada del blog.

La historia es que el año pasado me compré esta chaqueta -más o menos- tipo chanelera, por la forma y la flor de tela en la solapa, en ZARA, y me gustaba a más no poder...hasta que este año al sacar otra vez la ropa de invierno cuando tocaba, me la volví a encontrar y me pareció muy sosita toda tan formal y negra...
Así que decidí darle un toque de frescura y modernidad; al principio pensé en coserle una cadena por todo el borde, pero lo descarté (no me apetecía coser, y el precio de las cadenas suele ser elevado). 

Como me defiendo mucho mejor con unos alicates que con una aguja de coser, cuando vi unas tachuelas en una tienda en Bilbao, supe que eso es lo que haría...¡tachuelizar mi chaqueta!

El paso a paso es tan sencillo que no necesita ni explicación...tan solo un poco de paciencia ;-)

Mi idea inicial incluía más tachuelas, pero al final -por falta de existencias en la tienda-, solo puse una hilera en los hombros y en la parte delantera...

Si este remozamiento os ha sabido a poco, lo cual entendería perfectamente, no tenéis más que visitar unos auténticos tutoriales sobre transformaciones de chaquetas. Aquí os dejo éste y éste de Lacondesa, y este otro de Estherimenta. Eso sí, en los suyos hay que coser, estáis avisados...

3/12/2012

Chaqueta ganchillo tipo "granny square"



¿Os acordáis que os dije que estaba pintando el salón de color amarillo pastel, crema de limón para los más golosos? Pues éste es el resultado. Una habitación más luminosa y cálida que parece más amplia.

Pero yo hoy venía a contaros lo suertuda que soy, y no a hablaros de manos de pintura. ¿Habéis visto la preciosa chaqueta de ganchillo en tono coral que luzco en la foto? Quedaría muy bien decir que la he hecho yo, pero sería mentira, yo lo único que hice fue elegir el color... Es un regalo.

La madre de mi cuñada es una auténtica artista del ganchillo, nada se le resiste y no necesita patrones, porque todos los conocimientos de puntos y medidas parecen estar en su cabeza. Soy una fan incondicional de su trabajo, y como lo sabe, se ofreció a hacerme una chaqueta. Yo le dije que sí, que encantada, pero que si no le importaba también me gustaría ir a ganchillar algún día con ella y así verla trabajar en directo.



Aunque no tengo el patrón, os dejo otro de otra chaqueta también granny square, (pinchad aquí), por si queréis probar a haceros una...

pd: Y no es que me haya pixelado el pelo, es que iba sin peinar ;-)

11/11/2012

Temporada de setas


Os he dicho ya millones de veces que me encanta ir al monte, con la excusa que sea, pero si es para ir a setas me gusta, si cabe, aún más, por todo lo que ya os he contado que supone una jornada setera.

Mientras dura la temporada, no desaprovecho ninguna de las ocasiones que se me presentan. ¡Ni los madrugones, ni el frío, ni la lluvia me detienen!

En esta época del año los montes lucen preciosos, así que es obligatorio llevar la cámara y dedicarse a sacar fotos, además de coger setas...


Otro día más, y si queréis también alguna receta con setas, aunque, a mí como más me gustan es en croquetas ;-)

28/10/2012

Cosas que hacer en Bilbao...el mercado de las flores

De los creadores de Cosas que hacer con niños en Bilbao 1, y 2, llega a sus pantallas Cosas que hacer en Bilbao (así, sin más, con niños o sin niños): hoy el Mercado de las flores en el Arenal.


Los fines de semana están regidos por ciertos rituales que los diferencian del resto de la semana. Es importante respetarlos a rajatabla, y más si es domingo. 1.Nada de madrugones intempestivos (si uno se levanta temprano que sea por placer, para aprovechar bien el día). 2. Desayunar con calma (las veces que haga falta). 3. Ir a comprar el pan recién horneado (y meter en la bolsa también algo dulce). 4...

Cada uno que vaya añadiendo los suyos...

En mi caso, el domingo incluye una visita obligatoria al mercado de las flores del Arenal. Aunque llueva o haga un frío invernal (como este fin de semana), no me pierdo mi paseo entre flores :-)

Muchos de los plantones de nuestro huerto urbano -que aunque ya no os dé la lata con él, lo seguimos teniendo y manteniendo- los compramos aquí, además de las hierbas aromáticas, alguna planta de interior como mis cactus del mini-invernadero (que ya os enseñaré)...y flores; es una gozada volver a casa con un ramito de crisantemos pompón, una plantita de gerberas, o una nube de paniculatas.

Así que si os pasáis por Bilbao un domingo, no dejéis de visitarlo...


Imperdonable, no haber hecho una foto de los puestos enteros; son tan bonitas las flores, que se me van los ojos y la cámara ;-)

Imperdonable también que vendan flores teñidas con spray de colores: he visto brezos fosforitos, lavandas radioactivas, siemprevivas color butano, rosas que meten miedo...en dos palabras: flores estropeadas. Llevo tiempo queriendo comprar un ramito de siempre vivas, pero así teñidas...¡ni loca!


Mercado de las flores del Arenal:
Todos los domingos en las dos tejavanas del Arenal (cerca del puente del Ayuntamiento), 13 puestos de flores y plantas.
Horario de 9h a 14h.
Precios populares y ambiente animado.

16/10/2012

Señoras tardan en actualizar el blog un montón...

Presente! Yo soy una de esas señoras. Aquí tengo al pobre blog abandonado y triste...excusas tengo un montón: que si el ordenador no funciona, que si poco tiempo libre, que si múltiples quehaceres, que si la abuela fuma...

Sirva esta entrada para ponerme las pilas y retomar una rutina bloguística (o por lo menos intentarlo).

Y vosotros diréis, 'y ya está, ¿a qué dedica el tiempo libre?' Eh...pues en estos momentos me hallo inmersa en el mayor hazlotumismo de mi vida, esto es: estoy pintando el piso. Luciendo, encintando y pintando día y noche (es un decir). Diversión (y agujetas) garantizadas.

'¿Y además?', volveréis a decir, que ya os conozco...pues además, sigo con mis cosas, que si el huerto urbano, el ganchillo, la bisutería, las excursiones, las fotos, alguna receta...anda, hablando de recetas, os voy a enseñar mi último reto superado. Este puente me dediqué -entre capa y capa de pintura- a hacer croasanes. ¡Oh-là-là qué ricos!

¿Queréis la receta para probar a hacerlos? Yo seguí la de la pizpireta Biscayenne, pinchad aquí para verla. Una vez que los hagáis intentad no comerlos todos de golpe, difícil tarea, ya veréis, yo desayuné dos  o tres veces ;-) No os digo más...

¡Nos vemos!


23/7/2012

Tutorial pulsera macramé con cierre ajustable

El verano es la época ideal para llevar pulseras, cuando empieza el buen tiempo y se acortan las mangas, es tiempo de pulseras. Hoy traigo un tutorial de Honestlyw que hace tiempo que quería compartir con vosotros.


Necesitamos: 
hilo de nudos chinos (lo venden en bobinas de 25 metros en las tiendas de todo a un euro).
cuentas, eslabones, chapitas (lo que queráis poner de pieza central en vuestra pulsera).
1 aguja de lana/bordar
unas tijeras
un poco de cinta adhesiva
un mechero
y una superficie plana sobre la que trabajar



Empezaremos cortando el hilo y seleccionando la pieza central que queremos ponerle a nuestra pulsera.


Si nuestra pieza principal se puede enganchar al hilo lo haremos tal y como se muestra en la foto, los nudos de macramé, que configurarán la pulsera, los haremos con una hebra aparte sobre este hilo central. Si utilizamos una cuenta normal el método será enhebrar la cuenta con el hilo y hacer un nudo para que quede fija.


Cortamos un trozo de cinta adhesiva y sujetamos con él los hilos en la superficie sobre la que estemos trabajando, para que no se muevan mientras hacemos la pulsera.


Y empezamos a anudar los hilos colocándolos tal y como se muestra en la foto. El cabo de la derecha pasa bajo el cabo de la izquierda y los del centro, y a través de la lazada izquierda. Se entiende mejor viendo la foto ;-)


Ajustamos bien el primer nudo al abalorio central y seguimos con el segundo nudo. 


Repetimos los mismos pasos, pero ahora con el cabo izquierdo...y seguimos así, derecha, izquierda, derecha izquierda...(no os vais a perder porque el dibujo de la pulsera os dice siempre qué hilo es el siguiente, fijaos en los dos primeros nudos al hacerlo, y lo comprobaréis).


...hasta conseguir la longitud que deseemos.


Ahora empezaremos a rematar la pulsera. Enhebramos el cabo derecho con la aguja y lo pasamos entre los nudos de macramé que hemos hecho, dejándolo escondido.


Repetimos la operación con el otro cabo.


Y cortamos los sobrantes de los cabos con las tijeras. Con un mechero quemaremos ligeramente la punta que asoma de los cabos ya cortados para impedir que la pulsera pueda deshilacharse.
Hacemos exactamente lo mismo con la otra mitad de la pulsera hasta tener las dos mitades terminadas...


Para hacer el cierre ajustable, formamos un círculo con la pulsera, atamos los cabos centrales para que se sostengan con un poco del sobrante de los cabos que hemos cortado antes.


Con otro cabo (u otro trozo del sobrante de antes) empezamos a hacer otra vez nudos sobre los cabos centrales, del mismo modo que hicimos los de la pulsera.


Un centímetro y medio de longitud sería suficiente para el cierre; lo rematamos igual que la pulsera, pasando los cabos entre los nudos con ayuda de la aguja, cortando lo sobrante y quemando ligeramente el sobrante.


Ya tenemos la pulsera y su cierre ajustable hechos. Ahora solo nos queda probárnosla, ajustarla a nuestra muñeca, rematar los cabos con nudos y cortar el sobrante. ¡Pulsera lista!


Yo he hecho unas muy divertidas, con cuentas de animales y flores. Aquí os dejo una con un tigretón. En serio que el cierre ajustable es de lo más práctico, y las pulseras son súper chic ¿os animáis?  


ShareThis